¿Cómo afecta el frío a tu piel?

Hoy te vamos a contar cómo el frío afecta a tu piel y de qué forma podemos prevenir los efectos dañinos de las bajas temperaturas.

Sergio Simón Aniorte
Sergio Simón Aniorte | Director de Medios
30/12/2021 | Actualizado: 24/03/2022 30/12/2021
0 | 0 0 valoraciones
415
¿Cómo afecta el frío a tu piel?
Compartir:

Todos hemos aprendido desde niños que debemos ser muy cautos con la exposición al sol y utilizar cremas específicas que nos protejan de los rayos ultravioletas, pero ¿qué hacemos para cuidar nuestra piel del frío y el viento en invierno?

Con la llegada del invierno nuestra piel, al ser el órgano más expuesto de nuestro cuerpo, también es la zona que más sufre por los cambios del clima. El frío, la falta de humedad, el viento y los cambios bruscos de temperatura, son algunos de los factores que afectan directamente a la hidratación y por lo tanto al aspecto de nuestra piel. Además, es importante recalcar que, para las personas con la piel atópica, piel sensible, rosácea o psoriasis, es decir, con problemas dermatológicos, las bajas temperaturas resultan aún más problemáticas y requieren extremar más su cuidado.

Pero no te preocupes, aquí te vamos a dar los mejores consejos para proteger tu piel de los daños que causan las bajas temperaturas, para que así puedas lucir una piel sana e hidratada todo el invierno.

¿Qué consecuencias tiene el frío en nuestra piel?

El frío provoca que la circulación sanguínea de nuestro cuerpo se ralentice provocando que se acelere la deshidratación de nuestra piel.
En invierno la renovación que lleva a cabo nuestra dermis para retirar las células muertas y sustituirlas por células epidérmicas nuevas se hace con menor frecuencia. Esto causa en nuestra piel sequedad, eccemas, tirantez e irritación.

Incluso las rojeces que habitualmente vemos en las mejillas cuando hace frío, son provocadas por la dilatación de los vasos sanguíneos de las capas más superficiales de la piel para aumentar nuestra temperatura en esa zona.

¿Qué zonas debemos cuidar de nuestro cuerpo ante el frío?

Aunque con el cambio de estación y especialmente con el frío del invierno debemos tratar de mantener la piel de todo nuestro cuerpo bien hidratada, hay algunas partes que requieren de un mayor cuidado:

El Rostro

Nuestro rostro es probablemente la zona a la que menos atención prestamos a la hora de protegernos de las bajas temperaturas. Nuestros labios tienden a agrietarse a causa del frío y el viento, lo que suele provocar heridas que pueden llegar a ser muy incómodas y dolorosas. Es importante hidratarlos de forma constante con bálsamos labiales nutritivos.

Echa un vistazo a esta Crema, para mí es la mejor


Cuello y Escote

Cuello y escote también son muy sensibles al frío y debemos aplicar cremas protectoras para que no se resequen. Aún así lo más recomendable y efectivo es protegernos con bufandas y prendas de cuello alto para mantener el calor corporal.

Te recomiendo usar este Aceite Esencial


Cuerpo

La piel es el órgano más grande del cuerpo, el que te protege de los factores externos y de las bacterias. Con el paso del tiempo, la piel produce menos lípidos y, como consecuencia, es más complicado que retenga el agua guardada en el interior de las células. En ese momento es cuando empiezas a sentir los síntomas de la sequedad de tu piel como tirantez, picores, piel apagada, blanquecina…

Las cremas hidratantes te ayudarán a mantener la humedad de tu piel, y reforzarán su función barrera. E igual que aplicas una hidratante en el rostro, debes aplicar en el cuerpo, y no solo en verano.

Usa esta crema Corporal Ecológica


Cuero Cabelludo

El cuero cabelludo es otro de los afectados por las bajas temperaturas. El frío hace que las glándulas sebáceas se contraigan y no hidraten nuestro cabello con normalidad. También hay que tener en cuenta que en invierno, el uso del secador se multiplica con el fin de evitar dejar el pelo húmedo al viento como haríamos en verano. Esto reseca todavía más el cuero cabelludo y puede provocar la aparición de caspa, por lo que tenemos que procurar retirar el exceso de humedad todo lo posible con una toalla y utilizar el secador en un punto de calor intermedio sin acercarlo demasiado a nuestro cabello.

Necesitas este aceite ICON ORGANIC

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad